domingo, 20 de noviembre de 2016

El miedo al ddt 2

Finalmente, la solución propuesta (prohibición del DDT) no valora si las consecuencias podrían ser peores que el problema en sí, como efectivamente sucedió. La realidad es que el DDT es de los pocos insecticidas que existen en el mercado cuya toxicidad es específica para insectos, es barato y no tiene unos requerimientos de conservación y aplicación especiales, lo que lo hace idóneo para su utilización en países en vías de desarrollo. El DDT no es tóxico para los seres humanos. Bruce Ames, uno de los padres de la toxicología moderna, indignado por la prohibición, empezaba todas sus clases ingiriendo un miligramo de DDT. Se han realizado otros estudios más exhaustivos sobre su toxicidad, incluyendo uno en que los voluntarios ingirieron 35 mg de forma diaria durante dos años, sin que apareciera ningún tipo de problema para la salud.


 En este video se puede apreciar una verdadera batalla por el tema que estamos tratando aquí. Realmente no se debe agregar más y hay que ver el video ,yo no tengo ningún problema en que esto sea mostrado, finalmente es lo único que debemos perder de vista en el instante donde no sea necesario nada más que el ddt y esto.

 A día de hoy, no hay ningún caso registrado de muerte por ingestión de DDT. No obstante, el impacto del libro de Rachel Carson fue tal que muchos países empezaron a legislar en contra del DDT hasta que fue completamente prohibido. El movimiento ecologista es un poco como esa señora a la que le dan mucha pena los gatitos que hay por la calle, y todas las noches les saca un poco de leche y comida, que sitúa estratégicamente en la acera de enfrente para que los gatitos ensucien el portal del vecino y no el suyo. Las leyes anti-DDT se aprobaron cuando la malaria, enfermedad transmitida por mosquitos, ya se había erradicado del sur de Europa y de Estados Unidos. Por tanto, a nadie le importó demasiado que la malaria todavía fuera endémica en África y en el sur de Asia. A partir de la prohibición del DDT, la incidencia de la enfermedad aumentó exponencialmente. Los efectos prácticos de Primavera silenciosa son 50 millones de muertos por culpa de la malaria, la mayoría niños menores de cinco años y en el África subsahariana. Pero eso sí: han muerto por una causa ecológica. Lástima que nadie les haya dejado elegir. Por suerte, después de muchas muertes que podían haberse evitado, desde 2004 se ha vuelto a autorizar el uso del DDT en países con gran incidencia de malaria. Por cierto, el profesor Ames cumplió 82 años el 16 de diciembre de 2010, y en esa fecha continuaba trabajando en su laboratorio de Oakland, California. Pero volvamos a los transgénicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario